0

Torres y castillos

Uno de los juguetes estrella de estas Navidades ha sido juego de construcción con 60-80 piezas de varios tamaños y colores, pensado para apilar facilmente y poder crear arquitecturas imposibles. Hasta ahora teníamos una versión en madera pero no encajaban las piezas y le hacía caso relativo. Con esta nueva versión encajable juega muchísimo más! Más allá de los largos ratos que disfruta con el asunto, este tipo de juegos fantásticos a estas edades porque, por un lado, fomentan la concentración, la precisión y la creatividad; y por el otro además, les ayuda a comprender el valor de construir algo, que luego se puede destruir (o sea, tirarlo o que se caiga…) y volver a construir de nuevo, de una forma nueva, incluso más bonita que la anterior.
En definitiva, que aunque los vecinos que abajo probablemente no estarán tan de acuerdo, no hay nada como ver a tu hija crear una torre de metro y medio de apilables, que le dé un bandazo con la mano y lo esparza por todo el salón,  que se parta de risa con el ruido, y que automáticamente diga “¡más, más!”.

apilables

0

1 cena = ¡8 libros!

Comprobado, mi hija es una devora-libros. Ni más ni menos que 8 para tomarse una sopita de cena, toooomaaaaaaaa…. Y la verdad es que me encanta! Desde muy muy chiquitina hemos ido creando una interesante biblioteca (adaptada a su edad, claro) y hemos creado la rutina de “leer” libros mientras come o cena. A ella le encanta y a nosotros nos asegura, en la mayoría de las ocasiones, que va a comer bien… Además por el camino aprende palabras, sonidos y repasamos los objetos y situaciones básicas de su día a día.

El próximo paso será ir introduciendo cuentos cortos, que de momento aguanta poco… Los Reyes Magos ya le trajeron alguno que sin duda será el próximo libro de cabecera 😉

De entre los actuales, recomiendo especialmente los que cumplen los siguientes requisitos:
– Páginas gorditas/ duras, para que puedan pasar las hojas bien sin nuestra ayuda
– En cada página varios objetos o dibujos, pero que estén separados entre sí, para poderlos distinguir bien
– Que hagan referencia a cosas muy comunes, que ellos puedan reconocer en su día a día: cosas de casa, del parque, de la guarde…
– Los que tienen distintas texturas, así como los que tienen pestañas o ventanas, son apuesta segura
– La guinda del pastel: que tengan sonidos o canciones ocultas.

20140123-205011.jpg

0

Cuando 2 meses son mucho más que 2 meses

Aproximadamente este es el tiempo que llevo sin poder actualizar este blog. Traducido a la escala de tiempo de Mar es toda una vida, o por lo menos, una etapa muy importante… Madre mía la cantidad de cosas que han pasado! Imposible resumirlas todas en un post. Y menos a las 11 de la noche de un lunes, con toda la semana de trabajo por delante todavía y una agenda que mejor ni comento…

Pero como quejarse no va a devolverme ni un solo de los posts que me habría gustado escribir, mejor me pongo en modo positivo y cuento las 3 cosas más importantes que hemos aprendido estas ultimas semanas. Ella y yo. Porque esto va así, en pack 😉

1) CAMINANTE NO HAY CAMINO, SE HACE CAMINO AL ANDAR. Y vaya si se hace camino! Literal y metafóricamente también. Mar se arrancó en sus primeros pasos (solita sola) a los 13 meses y medio. Ya andaba cortejando con el asunto desde hacía varias semanas, pero de repente, un día, se soltó! Levantó sus bracitos, preparó su mejor sonrisa  y arrancó el camino. Brutal. Espectacular. Menuda sensación! Ella caminaba… y yo volaba!!! (y babeaba un poco también…). La felicidad en su cara, la mirada buscando nuestra aprobación, la confianza ciega en que la agarraríamos antes que se cayera de morros… y esas pernochas todas regordetas demostrando su autonomía. Ufff… emoción total.

2) COMER Y RASCAR, TODO ES EMPEZAR. Con lo que costó que Mar aceptara el biberón. luego la papilla de fruta luego la de verdura… y en cambio ahora que da gusto ver cómo disfruta de su nuevo momento gastronómico: las cenas. No sé si será porque es donde  le dejo más libertad para experimentar, pero el caso es que le encanta! A parte de probar nuevos sabores y texturas, le dejo que se maneje a sus aire. Si quiere comer con las manos, o si quiere probar la cuchara o el tenedor ella solita… Menos cortar con el cuchillo está todo permitido! Así acabamos a veces, llenas de comida en el pelo, en el pijama, el suelo asqueroso… jajaja, un show vamos. Pero disfruta como una enana y además, cena muy bien. Lo mejor: cuando ya no quiere más, decide hacer cambio de papeles y ella empieza a darme a mi su cena. Coge el tenedor, apunta al plato, caza algo al vuelo y me lo enchufa en la boca. Y os aseguro que, ya  puede ser la tortilla más fría y seca de la historia, que a mi me sabe a gloria.

3) MAMA, PAPA, ABA, TA, Y SOBRETODO… AIN AIN AIN! El vocabulario de Mar es todavía escaso, pero se hace entender como lo que más! Su muletilla preferida es algo que suena como “ain” y que, según el contexto y el momento puede significar un montón de cosas. Algunos ejemplos:
– Ella sentadita en la trona o cochecito. Y ve algo que le interesa. Puede ser un libro, unas llaves, un peine, una galleta, un muñeco, lo que sea. ¿Como se pide? Muy fácil: Ain ain ain…. así hasta el infintio, hasta que alguien le acerca.
– Ella en el suelo, jugando por ejemplo. Y papá o mamá de pie, conversando. De repente, se levanta, se abraza a las piernas de uno de nosotros, y empieza: Ain ain ain… Traducción: Quiero subir, quiero subir, que no me entero de lo que habláis.
– Ella enfrente de unas escaleras, o un murito, o algo que requiere de una destreza que todavía no ha adquirido. Para pedir ayuda, muy fácil: Ain ain ain ain… Eso es “dame la mano” o “ayudame que sola no puedo”. Clarísimo
– Ella intentando ver fotos, o vídeos o encender las música en mi móvil. Sí, ya estamos con esas (yo, que prometí que mi hija jamás tocaría mi móvil, juas juas… me como letrita a letrita todas esas palabritas). Acto seguido, aparece la pequeñaja con el movil en la mano y suelta su “ain ain” particular. Traducción: haz eso que haces para que yo pueda cacharrear un poco.

Y por hoy, hasta aquí puedo leer. Prometo INTENTAR escribir más seguido a partir de ahora. Que esto no puede ser! Con lo bien que me siento esto a mi… Buenas noches a todos!

0

Diversión a chorros

baño¡Con esta simpática cara arrancamos cada día el baño en casa! Es una de nuestras ultimas adquisiciones para disfrutar del momento baño, regalo de su papás por su primer cumpleaños. Se trata de una fuente con distintos muñecos y módulos acoplables que hacen que el agua salga de múltiples formas, a cuál más divertida… A parte de lo entretenido que es ver cómo funciona me gusta porque es una ejercicio estupendo para aprender a acoplar piezas, ¡y a hacerlo en movimiento! Sin duda para mi uno de los juguetes más interesantes a partir de los 12 meses, muy muy recomendable y muy muy divertido! Por si interesa, lo podéis encontrar en Dideco (y no, no tengo comisión ;)).

0

Descubriendo el mundo contigo

MG_9597Hay mil y un gestos que delatan la genial forma que tiene mi hija de descubrir el mundo que le rodea. Muecas, miradas, sonrisas de asombro… aplausos, carcajadas, arrebatos de alegría… sonidos varios con su dulce voz, miradas de complicidad hacia papá y mamá…. Es el asombro de ver las cosas por primera vez, de sentir sensaciones nuevas, de conectar con otras personas, de disfrutar de una canción, de percibir nuevos sabores, nuevas texturas, nuevos olores…

Gracias a ella también nosotros estamos volviendo a descubrir nuestro propio mundo, fijándonos mucho más en los detalles, en las pequeñas cosas, en todo aquello que creíamos aprendido y que podemos volver a sentir como si fuera la primera vez. Desde el sabor de un buen zumo de naranja recién exprimido a la sonrisa de un vecino que da los buenos días…

Por todo ello… millones de gracias hija! Es un lujo tenerte a nuestro lado para que no nos perdamos ni un solo detalle 🙂

 

1

Gatear viene de gato

gatearLo logramos! Parecía imposible pero llegó. De repente, Mar sabe gatear! No hay nada como ver su carita de satisfacción  cuando consigue llegar en cuestión de segundos a su objetivo (léase juguete o  brazos de mami/papi …). Y a nosotros nos cae la baba…

Había leído y escuchado tantas veces que la fase del gateo era tan importante que me negaba a dar por perdida la batalla… Estoy convencida que si no hubiésemos insistido tanto habría sido el típico caso de bebe que directamente camina. Así que… Madres y padres del mundo: querer es poder! Sólo hace falta voluntad y practicar algunos ejercicios a diario. Por si ayuda a alguien para mi el top 5 ha sido este (en orden de uso):

1)  Posición boca abajo:  Desde muy bebe se puede empezar con este “ejercicio”. Cada día, un ratito y poco a  poco irá aguantando más y más tiempo. Lo mejor es ponerle su juguete favorito justo delante suyo y moverlo arriba y abajo  para que lo siga con la mirada. Así fortalece cuello y espalda y poco a poco le cuesta menos aguantar la posición.
2)  La croqueta. Le agarramos de los pies y le cruzamos las piernas para que con el impulso (con suavidad…) consiga girar sol@. Así sucesivamente de arriba abajo y de abajo a arriba. Yluegoen el sentido inverso. Este ejercicio es mejor ahcerlo sobre una superficie blandita, como la cama o una manta de juegos acolchadita.
3) Abdominales. Le colocamos mirando boca arriba y le ponemos 1 anilla en cada mano. Levantamos cada anilla lentamente arriba y abajo, en movimiento continuo. Si vemos que con sus manos no sujeta bien las anillas directamente agarramos nosotros de sus manos… Como mucho repetir 3-4 veces.
4) De rodillas. Este ejercicio lo empezamos a  hacer cuando ya tenía controlados los 3 anteriores y ya era capaz de aguantar sentadita sola. Se trata de colocarle de rodillas entre nuestras piernas y apoyando su barriga en uno de nuestros muslos. Una vez colocad@, levantamos ligeramente la pierna de forma que poco a poco deje de apoyar su peso en la barriga y se apoye en sus rodillas y piernas. Aguantamos en esa posicón hasta que se canse y repetimos varias veces.
5) La carretilla. El paso final de levantar el culo y fortalecer los brazos ha sido el paso más costoso para Mar… y claro, sin esto es imposible empezar a gatear bien. Colocamos al niño boca abajo y, con sus manos apoyadas en el suelo, le sujetamos por las caderas. Poco a poco vamos bajando hasta sostenerle por los pies. Le mantenemos un rato en esta postura, en un ángulo sensato, y cuando le veamos seguro sobre sus manos empezamos a balancearle suavemente hacia delante y hacia atrás.

Por cierto,  parece ser que el origen de la palabra tiene que ver con la forma en como se mueven los gatos: lenta y pausadamente. Me río yo de este origen… porque os aseguro que cuando le cogen en tranquillo al asunto, corren que se las pelan!