0

En Sant Jordi, rosas, libros y… marcapaginas

Ya somos 3 mujeres en casa así que hoy el padre ha aparecido con más rosas que nunca: una para Mar, una para Noa… Y 13+1 para mi! La 1 es la propia para celebrar la Diada, las otras 13 son para celebrar los 13 años que llevamos juntos. Uau, 13 años ya! Me encanta 🙂
20140423-234831.jpg
Por la parte que me toca este año por fin he cumplido (llevaba 2 años sin hacerlo… lo sé, soy un desastre…) y le he regalado al papi un libro que tiene una pinta estupenda. Aprovechando el paseo matutino con Noa y que hoy las librerías tenían libros expuestos en la calle, la hazaña ha sido más fácil. Reconozco que la magia de vivir el Sant Jordi en Madrid está a años luz de celebrarlo en Barcelona, pero mira, por lo menos encuentras el ambiente de gente ojeando más libros de lo habitual, e incluso algún comercio se está sumando al tema de vender rosas. Hay que verlo en positivo!

Y a todo esto, la novedad: Mar también ha participado de la fiesta y ha aparecido con un marcapaginas pintado por ella en la guarde muy muy bonito. Ha sido sin duda la guinda del pastel 🙂

20140423-234756.jpg

0

En Abril… emociones mil!

Sabes cuando de repente todo se junta y no hay día que pase en el que sucedan miles de cosas emocionantes? Pues así ha sido hasta el momento este mes de abril!
Desde que Noa decidió salir, y añadiendo a la ecuación el cumpleaños de Mar (2 añitos ya!!!) y las vacaciones de Semana Santa, hemos logrado reunir en Madrid a una parte importante de la familia (gallega y catalana) y sentirnos por unos días más arropados, más implicados, más cercanos a todos ellos. Y ellos a nosotros claro. Ha sido como un curso intensivo de convivencias familiares. Y oye, hemos aprobado todos con nota! Para mi, lo mejor, ver a los primos juntos jugando, riendo, dándose besitos… Menuda truppe hemos montado!
Y es que hay tantos y tantos momentos y detalles para recordar! Desde los besitos de pez, pasando por el arte de hacer pulseritas para todos, la bomba de pastel de chocolate que nos comimos para el cumple, los aperitivos y cafés en la terraza, los percebes madrileños, los turnos para tener a Noa en brazos, la mezcla de Miolastan con Pago de Carrovejas, las sesiones de películas en el sofá improvisado de casa, las caras de pilla de la prima pequeña… hasta los infinitos “abu no, avia no…” son bonitos de recordar!
Claramente, la familia es un plus. Qué digo un plus… Es lo más!

20140422-105923.jpg