0

Cuando 2 meses son mucho más que 2 meses

Aproximadamente este es el tiempo que llevo sin poder actualizar este blog. Traducido a la escala de tiempo de Mar es toda una vida, o por lo menos, una etapa muy importante… Madre mía la cantidad de cosas que han pasado! Imposible resumirlas todas en un post. Y menos a las 11 de la noche de un lunes, con toda la semana de trabajo por delante todavía y una agenda que mejor ni comento…

Pero como quejarse no va a devolverme ni un solo de los posts que me habría gustado escribir, mejor me pongo en modo positivo y cuento las 3 cosas más importantes que hemos aprendido estas ultimas semanas. Ella y yo. Porque esto va así, en pack 😉

1) CAMINANTE NO HAY CAMINO, SE HACE CAMINO AL ANDAR. Y vaya si se hace camino! Literal y metafóricamente también. Mar se arrancó en sus primeros pasos (solita sola) a los 13 meses y medio. Ya andaba cortejando con el asunto desde hacía varias semanas, pero de repente, un día, se soltó! Levantó sus bracitos, preparó su mejor sonrisa  y arrancó el camino. Brutal. Espectacular. Menuda sensación! Ella caminaba… y yo volaba!!! (y babeaba un poco también…). La felicidad en su cara, la mirada buscando nuestra aprobación, la confianza ciega en que la agarraríamos antes que se cayera de morros… y esas pernochas todas regordetas demostrando su autonomía. Ufff… emoción total.

2) COMER Y RASCAR, TODO ES EMPEZAR. Con lo que costó que Mar aceptara el biberón. luego la papilla de fruta luego la de verdura… y en cambio ahora que da gusto ver cómo disfruta de su nuevo momento gastronómico: las cenas. No sé si será porque es donde  le dejo más libertad para experimentar, pero el caso es que le encanta! A parte de probar nuevos sabores y texturas, le dejo que se maneje a sus aire. Si quiere comer con las manos, o si quiere probar la cuchara o el tenedor ella solita… Menos cortar con el cuchillo está todo permitido! Así acabamos a veces, llenas de comida en el pelo, en el pijama, el suelo asqueroso… jajaja, un show vamos. Pero disfruta como una enana y además, cena muy bien. Lo mejor: cuando ya no quiere más, decide hacer cambio de papeles y ella empieza a darme a mi su cena. Coge el tenedor, apunta al plato, caza algo al vuelo y me lo enchufa en la boca. Y os aseguro que, ya  puede ser la tortilla más fría y seca de la historia, que a mi me sabe a gloria.

3) MAMA, PAPA, ABA, TA, Y SOBRETODO… AIN AIN AIN! El vocabulario de Mar es todavía escaso, pero se hace entender como lo que más! Su muletilla preferida es algo que suena como “ain” y que, según el contexto y el momento puede significar un montón de cosas. Algunos ejemplos:
– Ella sentadita en la trona o cochecito. Y ve algo que le interesa. Puede ser un libro, unas llaves, un peine, una galleta, un muñeco, lo que sea. ¿Como se pide? Muy fácil: Ain ain ain…. así hasta el infintio, hasta que alguien le acerca.
– Ella en el suelo, jugando por ejemplo. Y papá o mamá de pie, conversando. De repente, se levanta, se abraza a las piernas de uno de nosotros, y empieza: Ain ain ain… Traducción: Quiero subir, quiero subir, que no me entero de lo que habláis.
– Ella enfrente de unas escaleras, o un murito, o algo que requiere de una destreza que todavía no ha adquirido. Para pedir ayuda, muy fácil: Ain ain ain ain… Eso es “dame la mano” o “ayudame que sola no puedo”. Clarísimo
– Ella intentando ver fotos, o vídeos o encender las música en mi móvil. Sí, ya estamos con esas (yo, que prometí que mi hija jamás tocaría mi móvil, juas juas… me como letrita a letrita todas esas palabritas). Acto seguido, aparece la pequeñaja con el movil en la mano y suelta su “ain ain” particular. Traducción: haz eso que haces para que yo pueda cacharrear un poco.

Y por hoy, hasta aquí puedo leer. Prometo INTENTAR escribir más seguido a partir de ahora. Que esto no puede ser! Con lo bien que me siento esto a mi… Buenas noches a todos!